¿Tomar postre engorda?

¿Tomar postre engorda?
05/01/2017 Andrea Higuera

¿Tomar postre engorda?

postre

Una pregunta que seguro que te has hecho muchas veces es “¿tomar postre después de las comidas engorda?” Pues la respuesta es tan clara y concisa como un gran y rotundo NO.

Pero este NO puede tener matices, lo cual vamos a tratar de explicarte de manera muy sencilla.

Se tiene la creencia de que tomar postre, ya sea una fruta o cualquier otro dulce después de las comidas, se engorda más, lo cual no tiene ningún fundamento científico como tal.

El ser humano tiene aprendido casi por norma desde que somos pequeños, que siempre después de algo salado “tenemos” que comer algo dulce, y si no, nos da la sensación de que nuestra comida no ha terminado.

La mayoría de veces comemos esa pieza de fruta o ese dulce al final de la comida estando ya saciados, porque comer algo dulce como un bollo, un trozo de chocolate o una mandarina nunca cuesta mucho esfuerzo aun teniendo nuestras necesidades nutricionales de esa comida completamente cubiertas.

Por lo cual, podemos decir que “engorda” porque estamos ingiriendo más calorías de las que debemos o neceistamos, pero no porque las calorías aportadas por el postre en ese momento sean peores, distintas o se asimilen de forma diferente que si las comemos en cualquier otro momento del día o de las comidas, sino por la suma calórica que conlleva el seguir comiendo cuando teóricamente hemos cubierto nuestras necesidades de energía.

Las calorías que nos aporta un plátano, una mandarina o un trozo de chocolate a las 12 de la mañana son las mismas que  a las 15:30h, por lo cual van a “engordar” exactamente lo mismo, en un momento del día que en otro.

Beneficio de tomar el postre antes de la comida

Uno de los motivos para comer el postre antes de las comidas sería su efecto saciante.

Si te comes una naranja un rato antes de comer estarás más saciado que si no has tomado nada. Esto será beneficioso por partida doble: primero estarías ayudando a cumplir con tu ración diaria de piezas de fruta (3 piezas al día), y segundo, estarás contribuyendo a estar más saciado a la hora de comer, esto se traducirá en que durante la comida te llenarás antes, y comerás algo menos, ayudando así a reducir las calorías totales ingeridas en tu dieta.

Todo lo que estamos hablando sobre saciarnos y reducir las calorías en la comida principal sirve tanto para las frutas como para otros muchos grupos de postres. Pero éstos, al no ser frutas no cuentan con las ventajas nutricionales de nuestras amigas de colores.

En conclusión..

Podemos entonces decir que comer postre no engorda como tal, cualquier postre nos proporciona la misma cantidad de energía y nutrientes y nos “engorda” lo mismo a cualquier hora del día, la diferencia es solamente la capacidad saciante que nos de el alimento que consumamos antes de las comidas, lo cual puede ayudar a controlarnos durante éstas.

Un consejo que podemos daros desde Nutrigen en relación con la fruta es que la distribuyamos a poder ser en desayuno, media mañana y merienda, entre horas, en las que tenemos sensación de hambre.

Distribuyendo la fruta a lo largo del día estaremos más cerca de conseguir alcanzar nuestras necesidades nutricionales de vitaminas, minerales y fibra, aparte de conseguir llegar a ese punto de saciedad que estamos buscando para tener un mejor autocontrol a la hora de comer.

En cuanto al resto de postres que no sean fruta, consumirlos con moderación, ya que suelen ser muy ricos en azúcares simples.

Artículo escrito por José Miguel Martín

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.