2016. El año de las legumbres

2016. El año de las legumbres
22/01/2016 Carlos Alonso

¿Por qué son buenas las legumbres?

Continuamente asociamos las legumbres a alimentos que no gustan a niños, y es precisamente esto lo que hace que muchas personas ni siquiera las prueben.
De ser parte principal de la base de la dieta mediterránea han pasado a ser las grandes castigadas por “engordar y ser flatulentas”.
Principalmente por estas razones, la ONU ha decidido nombrar a este 2016 como Año Internacional de las Legumbres, y fomentar su consumo informando de sus grandes ventajas.

Ventajas olvidadas de las legumbres

1. Grandes nutrientes.

La ración de legumbres adecuada para un adulto sano, es aproximadamente de 60 a 70 gramos en crudo, que resultan luego de la cocción entre 200 y 250 gr. Saber combinar las legumbres es muy importante para no caer en excesos de proteínas o de calorías.

legumbres

2. Crecen frente a cualquier adversidad.

Además de fertilizar el suelo donde son cultivadas por fijar nitrógeno, son resistentes al cambio climático. El hecho de que las legumbres produzcan nitrógeno de forma natural y eviten el uso de fertilizantes artificiales, ayuda a reducir la emisión de los gases que provocan el efecto invernadero.

3. Se desperdicia muy poco.

Según la FAO, son los alimentos que menos se desperdician. La pérdida de alimentos se refiere a la disminución de alimentos comestibles en las etapas de producción, post-cosecha y procesamiento de la cadena alimentaria, sobre todo en los países en desarrollo. El despilfarro de alimentos tiene también impactos ambientales negativos debido al agua, tierra, energía y otros recursos naturales utilizados para producir alimentos que nadie consume.
Así, la reducción de desperdicio tiene un peso importante en la economía a nivel regional, nacional e incluso mundial, encontraréis más información aquí.

Luchan contra los grandes males del siglo XXI.

A pesar de ser las grandes olvidadas en este siglo, son un gran escudo frente a las principales enfermedades que se dan hoy en día.

Contra el cáncer de colon:

El consumo de legumbres, especialmente de lentejas y habas, previene patologías gastrointestinales como el cáncer de colon, ya que poseen proteínas con capacidad para neutralizar las señales moleculares que despiden células cancerígenas para “contaminar” a otras células próximas.

Contra la obesidad:

La glucosa de las legumbres se incorpora a la sangre muy poco a poco gracias a la fibra: esto confiere una sensación de saciedad durante bastante tiempo y nos da energía durante un periodo bastante prolongado de tiempo.

Contra la diabetes:

Precisamente esta lenta absorción de azúcares que se debe a la fibra, mantiene los niveles plasmáticos de glucosa bastante estables. Para un diabético esto es una ventaja mayor y pueden llegar a necesitar menos insulina. No obstante, siempre está bien combinarlas con verduras, como espinacas, para que esta absorción sea aún más lenta y nos aporte más nutrientes.

Legumbres para el cerebro y el intelecto:

El azúcar es el alimento del cerebro, son muy buena opción para los estudiantes y otras personas que tienen que rendir intelectualmente.
Además son una gran fuente de colina y lecitina, nutrientes indispensables para la formación de neurotransmisores.

Contra el estreñimiento:

Por su alto contenido en fibra facilitan el tránsito intestinal.

Contra las enfermedades cardiovasculares:

Las proteínas, los fitatos y la fibra que contiene este grupo de alimentos ayudan a disminuir el colesterol y protegen al organismo contra enfermedades cardiovasculares.

Precauciones de las legumbres.

En general no se recomienda su consumo por la noche ya que pueden ser algo pesadas de digerir.
Algunas personas carecen de enzimas necesarias para realizar una digestión adecuada de este grupo de alimentos. A estas personas les ocasiona numerosos problemas de flatulencias o malas digestiones por lo que deberán abstenerse de comerlas. Como la deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, o favismo, que produce que algunos componentes de las habas puedan producir sustancias que descomponen los glóbulos rojos.
Igualmente, las personas con gota no deben abusar de este alimento, ya que el exceso de purinas favorece el aumento del ácido úrico, perjudicial en esta patología.

Artículo escrito por Marta Salas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.