Verduras de temporada: Otoño

Verduras de temporada: Otoño
18/09/2017 Nina Eichhorn

Verduras de temporada: Otoño

Con el cambio de estación, cambian las horas de luz, la temperatura, las rutinas, la alimentación… y también cambian las verduras para dar paso a las propias del otoño.

Es verdad, que las técnicas de producción, recolección y transporte han evolucionado muchísimo, permitiendo que tengamos gran parte de los alimentos durante todo el año, pero te recomendamos que optes siempre por el consumo de las frutas y verduras propias de cada estación, por tres motivos:

1-. Tienen mejores propiedades organolépticas: sabor, olor, textura.

2-. Tienen mayor valor nutricional.

3-. Son más baratas y ecológicas: al reducir costes de transporte y almacenamiento.

Si has disfrutado de un verano cargado de sandías, melones, ciruelas, melocotones… frutas muy ricas en agua que ayudan al cuerpo a mantenerse hidratado en las semanas más calurosas del año, el otoño nos trae piezas ricas en vitamina C, que reforzarán nuestro sistema inmunológico para prepararnos de cara a la llegada del invierno.

Acelgas

Las acelgas son nutritivas, ligeras y cuentan con vitaminas que mejoran la salud. Es el caso de los folatos, que intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos y fortalecen las defensas. También contienen betacarotenos, necesarios prevenir enfermedades de la piel, el cabello, las mucosas o la vista.

Berenjena

Está compuesta mayoritariamente por agua, por lo que tiene un bajo nivel de calorías, lo que la hace imprescindible en dietas para pérdida de peso. Además es rica en fibra: depura el organismo, ayuda a eliminar toxinas y absorbe el colesterol malo. Su alta concentración en hierro y magnesio hace que la ingesta de una berenjena aporte el 15% de la cantidad diaria

Coliflor

Pertenece a la familia de las verduras crucíferas, como el brócoli o las coles de Bruselas. Aporta fibra y proteínas y es una gran fuente de vitamina C, pero su alto contenido en compuestos azufrados, son los responsables de las flatulencias posteriores y dificultades en la digestión. Aun así, es un excelente alimento para el sistema inmune.

Calabaza

La calabaza aporta poderosos beneficios, entre los que destacan su poder antioxidante y sus anti-radicales libres, presentes gracias a su aporte de vitamina A y carotenos antioxidantes, particularmente alfa y beta carotenos, que son una buena fuente de vitaminas C, K y E, y una gran cantidad de minerales, como el magnesio, el potasio y el hierro.

Zanahorias

La zanahoria contiene betacaroteno, una sustancia que se transforma en vitamina A o retinol, presentes en la piel y las mucosas. Es rica en fibra e hidratos de carbono. Contiene las vitaminas: B, C, D, E, K; diversos minerales, como calcio, fósforo, potasio, y pequeñas cantidades de proteínas. Es rica en fibra y tiene pocas calorías.

Pimientos

Los pimientos son una fuente de beneficios para nuestro organismo, ya que están repletos de vitaminas como la A, la B, C y la E. Además, contiene mucha cantidad de agua, lo que la convierte en una hortaliza con muy bajo aporte calórico. No olvidemos que tiene minerales y folatos, muy importantes para nuestras defensas. Por su alto contenido en fibra también es un buen regulador del tránsito intestinal.

Setas

Poseen un alto contenido acuoso, y destaca por su riqueza en minerales y vitaminas del complejo B, pero, además, poseen cantidades variables de hidratos de carbono y proteínas, así como de fibra. Asimismo, también todas las variedades de setas comparten su bajo contenido graso, pues la mayoría no alcanza el 1% y poseen un reducido aporte calórico.

¡Disfruta de las nuevas verduras que te ofrece el otoño!

MÓNICA DE GRACIA RIESCO