Las verdades sobre la Vitamina C

Las verdades sobre la Vitamina C
15/03/2016 Andrea Higuera

Vitamina C

Actualmente existe una gran controversia en torno a la vitamina C. A todos nos han dicho siempre aquello de “bébete pronto el zumo que se le van las vitaminas”. Sin embargo, ¿sabemos qué vitaminas y en cuánto tiempo se pierden?

Bien, primero vamos a contextualizar este micronutriente. La vitamina C es una vitamina hidrosoluble, es decir, soluble en agua. Es necesaria para un crecimiento y desarrollo adecuado. Entre sus funciones más destacadas:

  • Colabora en la síntesis y mantenimiento de tejidos como la piel o los vasos sanguíneos.
  • Necesaria para la síntesis de colágeno y glóbulos rojos.
  • Tiene propiedades cicatrizantes.
  • Ayuda a la absorción del hierro.
  • Su poder antioxidante nos protege contra radicales libres.
  • Contribuye al buen funcionamiento del sistema inmune.

El cuerpo por sí solo no la produce ni almacena, de ahí su gran importancia en su aporte a través de la alimentación mediante el consumo de frutas y hortalizas principalmente.

naranja

¿Qué hay de cierto sobre la pérdida de Vitamina C?

La vitamina C o ácido ascórbico es una de las vitaminas más sensibles, viéndose notablemente disminuida ante la presencia de diversos factores. Los 3 principales son la luz, temperatura y oxígeno, pero también puede verse afectada por la humedad, el pH, agentes oxidantes, iones metálicos (especialmente hierro y cobre), etc.

Teniendo en cuenta estos factores, podremos evitarlos y reducir la pérdida de vitamina C, que sufre una cuenta atrás inevitable desde el momento en el que el alimento se cosecha.

¿Pero cómo es de rápida su pérdida? Está comprobado que, a temperatura ambiente, la vitamina C puede mantenerse estable hasta 12 horas tras exprimir la naranja, aunque eso sí, puede tener un sabor más amargo. En su proceso de degradación, primero se convierte en otra sustancia denominada ácido dehidroascórbico, la cual tiene la misma actividad y se absorbe igual que la vitamina C, pero en la siguiente transformación (a ácido 2,3-dicetogulónico) pierde todas sus propiedades. Es entonces cuando el zumo de naranja empieza a cambiar de color, oscureciéndose.

zumo de naranja

El truco

Para un mejor mantenimiento de las propiedades organolépticas y la conservación de nutrientes del zumo de naranja y de otros alimentos se recomienda:

  • Conservarlos en refrigeración (entorno a 4⁰C) puede hacer que sólo se pierda el 10% de la vitamina C en un día, frente al 35% que se pierde en las verduras y frutas que se almacenan a temperatura ambiente (unos 20⁰C).
  • Siempre tapar los alimentos, con lo que se evita el contacto con el oxígeno, la humedad, los agentes oxidantes, etc. En caso de que el alimento se haya procesado para hacer zumo, puré o similar es recomendable llenar el recipiente lo máximo posible para que el oxigeno sea prácticamente nulo. Tener en cuenta que el simple hecho de triturarlo ha hecho que se multiplique el contacto con el oxígeno.
  • Tienen más vitaminas los alimentos naturales. Los alimentos procesados casi siempre pierden el total de esta vitamina por la cantidad de manipulaciones a las que son sometidos, a no ser que esta vitamina sea añadida al final del proceso, en cuyo caso suele estar indicado en el etiquetado como “enriquecido en vitamina C” o similar. Como el caso de los envases de zumo de naranja.

vitamina C

Recomendaciones

Por lo tanto, aunque la vitamina C cuenta con algunas horas de ‘vida útil’ recomendamos consumir el zumo de naranja lo antes posible, es la mejor manera de conservar intactas todas sus propiedades.

Por otro lado, para aumentar su contenido nutricional y aprovechar todos los beneficios que puede aportarnos te recomendamos que no deseches la pulpa, ya que contiene fibra y multitud de compuestos antioxidantes.

Con otros alimentos, te recomendamos que comas, en la medida de lo posible, las frutas y verduras con piel para aumentar la ingesta de vitaminas.  Las técnicas culinarias también tienen un papel fundamental y es que, tanto las altas temperaturas y como el agua de cocción son dos factores en contra de la conservación de algunas vitaminas. Te recomendamos realizar más cocciones al vapor, así como cocinar al microondas.

Ejemplo

La patata, simplemente pelándola se elimina casi el 50 % de la vitamina C, no sólo por la cantidad que tiene bajo la piel, sino que también contribuye que quede expuesta al ambiente (oxígeno). Así, si cocemos la patata con piel, evitaremos la pérdida de este nutriente. Pero además, se ha visto que, al microondas, y con piel, es como menos vitamina C pierde, frente a la patata cocida, frita, etc.

Andrea Higuera y Marta Salas

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.