Conoce la Vitamina K

Conoce la Vitamina K
17/11/2016 Andrea Higuera

Vitamina K

vitamina K

La vitamina K, también conocida como filoquinona (K1) o menaquinona (K2), se encuadra dentro del grupo de vitaminas liposolubles. Podemos encontrarla en alimentos como las verduras y también puede ser sintetizada por nuestra flora intestinal.

Funciones

Es necesaria para una adecuada coagulación sanquínea (la “K” deriva de la palabra alemana “Koagulation”), ya que, participa en la síntesis de numerosos factores de coagulación (II, VII, IX y X) necesarios para la formación del trombo plaquetario que nos ayuda a detener la hemorragia producida por las pequeñas roturas de vasos sanguíneos de nuestro organismo que nos podrían llevar a padecer anemia, hipovolemia (pérdida de volumen sanguíneo) y prolongar el tiempo de hemorragia.

También participa en la síntesis de proteínas óseas y fijadoras de calcio, contribuyendo a un adecuado desarrollo del hueso.

Fuentes alimentarias

Las  filoquinonas son sintetizadas por las plantas y las encontramos en verduras de hoja verde como nabos, brócoli, coles de bruselas, espinacas o lechuga. Las menaquinonas son sintetizadas por la microbiota intestinal humana y se encuentran en bajo contenido en productos de origen animal, como quesos, hígado y productos fermentados.

Clasificación por grupo de alimentos según contenido (en microgramos) de vitamina K:

Alto contenido >150 µg:

  • Verduras y hortalizas: repollo, coles, perejil, coliflor, espinacas, brécol, lechuga.

Contenido medio 50-150 µg:

  • Verduras y hortalizas: zanahorias y patatas.
  • Productos de origen animal: carnes e hígado.

Bajo contenido <50 µg:

  • Verduras y hortalizas: judías verdes, pepinos, guisantes, espárragos, champiñones, tomates.
  • Productos de origen animal: carnes magras, huevos, pescado.
  • Lácteos: leche, yogur, queso, mantequilla.
  • Frutas: manzanas, naranjas, fresas y plátanos.
  • Cereales: trigo y maíz.

vitamina k

Ingestas recomendadas (IR)

No existe una IR, que es la ingesta dietética diaria suficiente de un nutriente para cubrir las necesidades de casi todos los individuos sanos en una etapa de la vida, en función del género, pero la Junta de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina de los EE.UU. establece  un valor de Ingesta Adecuada (IA) basado en estimaciones observadas o determinadas experimentalmente de la ingesta de vitamina K por un grupo de personas sanas, que se asume como adecuado.

Vitamina K

El contenido en vitamina K en 100g de brócoli es de 101.6 μg, por lo que con una cantidad relativamente pequeña como podría ser una guarnición de unos 150g se podría alcanzar sin dificultad el nivel de ingesta adecuada.

Margen de toxicidad

No ha sido establecido un nivel máximo de ingesta tolerable, que es la cantidad máxima diaria que puede ser consumida sin presentar riesgos para la salud.

Déficit de vitamina K

Su deficiencia no es común pero puede deberse a un déficit adquirido o metabolismo anormal:

  • Enfermedad hemorrágica del recién nacido. Trastorno poco frecuente y casi exclusivo de lactantes alimentados con leche materna que no recibieron profilaxis al nacimiento, puesto que, el paso de la vitamina K a través de la placenta es limitado.

  • Uso prolongado de antibióticos que destruyen la flora intestinal productora de la vitamina.

  • Fármacos secuestradores de sales biliares para reducir el colesterol pueden reducir la absorción de vitamina K.

  • Fármacos anticoagulantes orales como la Warfarina considerada un antagonista de la vitamina K, utilizado en el tratamiento y prevención de trastornos trombóticos, puede tener una interacción grave y potencialmente peligrosa. Por lo general, estas personas deberían no exceder la ingesta adecuada (90-120 μg) y evitar grandes fluctuaciones en la ingesta de la vitamina, para no interferir con el ajuste de la dosis del anticoagulante.

  • Dieta deficiente, aquella carente de vegetales de hoja verde.

  • Desórdenes de la absorción de grasas como enfermedad inflamatoria intestinal o fibrosis quística.

Síntomas

Las deficiencias leves apenas producen síntomas. Las deficiencias severas pueden ocasionar:

  • Moretones
  • Sangrado nasal
  • Sangre en encías, orina, o deposiciones
  • Sangrado menstrual excesivo

Exceso de vitamina K

La capacidad de almacenaje en el organismo es escasa, por lo que es raro que ocurra con la alimentación habitual.

Artículo escrito por Leticia López

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.